Presentacion

Lugar de información y encuentro de las madres y padres de alumnos del C.E.I.P. Fernando de Rojas de Burgos.

martes, 1 de octubre de 2013

Espectacular día en Cabárceno

Añadidas fotos 1/09/2013 
Añadidas fotos 6/10/2013
Añadidas fotos 22/10/2013

Y decimos espectacular porque cuando nos dirigíamos al autobús a las 9 de la mañana, nadie podía esperar que la vecina Cantabria nos iba a obsequiar con un clima tan benigno.

La salida, un poco retrasada, la hicimos a las 9:20, con lluvia y ambiente fresco (que decimos aquí).

El viaje, un poco pesado para los más pequeños, pero sin ninguna incidencia.

Según nos acercábamos, los claros podían a las nubes.

Después de sacar las entradas, hicimos la primera parada, técnica, para almorzar e ir al baño.

Aunque tuvimos ofertas de ver el parque en un autobús panorámico (descapotable), las declinamos porque traíamos el plan cerrado: no quisimos encarecer más la excursión, y a la postre, creemos que no fue mala idea.

La primera visita fue a los tigres para seguir con sus vecinos los gorilas, el animal estrella del parque. Cerca de media hora, porque teníamos que volver para ver la actuación de los leones marinos.
Simpática y muy divertida actuación, con viaje de un niño en barca, bailes de salón, saltos, y risas a costa del "tío majo". Los leones marinos, que no focas, nos hicieron pasar un buen rato.
De vuelta al autobús para ir a ver los osos, y avestruces, antílopes, ñues, y jirafas. Los antílopes, dóciles, comieron de las manos de los visitantes.
Vuelta al autobús para ir a ver los elefantes: en una gran pradera salpicada de rocas, viven plácidamente. No estaban muy cerca, pero intercambiamos algunos prismáticos para verles moverse.

Y a las tres menos cuarto llegábamos a la zona central del parque para comer. Nos acomodamos en mesas y bancos, y algunos en mantas y plásticos para evitar la humedad del césped. Como siempre muy buen rollo e intercambio de postres.

Y casi sin respiro, una visita rápida a los corralitos de alrededor con animales como el puerco espín, suricatas, y algunos animales de granja, para poder ir a tomar un café antes de ver la exhibición de las aves rapaces.
Entramos en el anfiteatro minutos antes de las 4. Pudimos posar con las rapaces en los brazos por unos "módicos" 2 €, destinados al mantenimiento del centro de recuperación de aves. 
La exhibición fue muy espectacular: pudimos ver las evoluciones de las aves, como lo harían en libertad. Las pasadas de los buitres, los picados del halcón y del águila, y la bandada de milanos "cazando" trozos de carne en el aire a escasos centímetros de nosotros, o incluso en las piernas de alguno.
Y después de aprovisionarnos de agua, y refrescarnos, pues el calor fue casi insoportable en algún momento, nos dirigimos de nuevo al autobús para ir a la parte alta del parque. 

 


El autobús nos dejó en tierra, para ver los leones, que no se inmutaron ante tanto mirón. Y comenzamos la excursión a pié viendo los wallabys o ualabis, marsupiales parecidos a los canguros. 

Seguimos la ascensión para ver a los papiones, monos muy sociables y espabilados, que se acercaron a ver que podían sacar. 





La ascensión se hizo más dura pero mereció la pena, porque desde la cumbre pudimos ver el mar con Santander al fondo.

Ya en el descenso pasamos por la ubicación de los linces. Pudimos ver un par de ellos muy tranquilos tumbados en lo alto de un promontorio dentro de su recinto.

Pasamos por el recinto de los Yaks, para llegar a los autobuses. Los más pequeños, comprensiblemente cansados no realizaron la caminata, y nos esperaron allí.

Y desde aquí hasta el final fue casi un paseo panorámico, pasando a ver desde el autobús cobos de agua (antílopes), facóceros (parecidos a los jabalíes), cebras grey, y camellos (de dos jorobas), para detenernos unos minutos a ver el hipopótamo pigmeo. 

Nos volvemos a subir y pasamos junto a las jirafas de las que nos despedimos. Paramos de nuevo a ver los hipopótamos, esta vez los grandes, pero no los conseguimos ver. 

Y desde el autobús vemos los dromedarios, para volver a detenernos a ver al gran rinoceronte. 

Atravesamos por la zona de fauna ibérica donde campan a sus anchas ciervos, gamos y monos de Gibraltar que conviven sin aparentes problemas. 

Y la última parada, para ver al jaguar, de los que vimos varios ejemplares negros.

A las 7 y cuarto estábamos en la zona de la entrada preparando el regreso. Merendamos con tranquilidad.

El viaje de vuelta con sendas películas en los autobuses nos hicieron menos pesado el trayecto. La llegada a Burgos sin novedad, con muy buenas sensaciones, a las que ayudó el tiempo veraniego, la espectacularidad de los animales en semi-libertad, y el buen ambiente del grupo. 

Esperamos que esta excursión fuera del agrado de todos, y os llevarais la misma sensación.

En breve publicaremos más fotos, a las que podéis añadir las vuestras.

Fotos

Gracias a Carmen y Mª José por sus fotos.

3 comentarios:

  1. la verdad que lo pasamos genial, un dia estupendo a ver si repetimos alguna otra excursion a algun zoo o acuario.

    ResponderEliminar
  2. FANTASTICO DIA EN CABARCENO. FELICITAR A LOS ORGANIZADORES POR LO BIEN QUE LO HICIERON, LO PASAMOS GENIAL, Y ESPERAMOS REPETIR EL AÑO QUE VIENE,QUE AUNQUE YA LO HAYAMOS VISTO MERECE LA PENA PASAR EL DIA ALLI CON LOS NIÑOS. ENHORABUENA Y LA PROXIMA A MICROPOLIX OTRA VEZ.

    ResponderEliminar
  3. Un dia inolvidable para peques y mayores. Felicidades a todos los organizadores, mejor imposible y menudo dia de calor, espero que el año que viene ,volvamos a repetir que nosotros seguro que nos apuntamos, que estuvimos en y tambien nos gusto mucho el año pasado .

    ResponderEliminar